Carboxiterapia para acabar con las ojeras


La carboxiterapia es una técnica no quirúrgica y mínimamente invasiva, y   consiste en la inyección (con aguja) de dióxido de carbono para estimular la activación de los fibroblastos y la formación de colágeno. La piel adquiere más grosor y las ojeras y bolsas se hacen menos visibles. Son necesarias cinco u ocho sesiones semanales y se puede ir al trabajo inmediatamente.

Cuesta alrededor de 400 euros. Son necesarias cinco u ocho sesiones semanales y no necesita tiempo de recuperación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares