Las fumadoras tienen los senos más caídos

Fumar es un mal hábito que perjudica nuestra salud en general, pero además de eso, hace que la piel pierda su elasticidad, provocando flacidez y haciendo que los senos se caigan. El tabaco reduce la cantidad de colágeno en la piel y desmejora la circulación sanguínea. Esto provoca que la piel se desgaste fácilmente y los signos de la edad aparezcan de forma prematura.
Además, las mujeres fumadoras pueden tener senos más pequeños en comparación con las que no lo son.

Carboxiterapia para acabar con las ojeras


La carboxiterapia es una técnica no quirúrgica y mínimamente invasiva, y   consiste en la inyección (con aguja) de dióxido de carbono para estimular la activación de los fibroblastos y la formación de colágeno. La piel adquiere más grosor y las ojeras y bolsas se hacen menos visibles. Son necesarias cinco u ocho sesiones semanales y se puede ir al trabajo inmediatamente.

Cuesta alrededor de 400 euros. Son necesarias cinco u ocho sesiones semanales y no necesita tiempo de recuperación.

Entradas populares