¿Para qué sirve el Drenaje Linfático Manual?

El drenaje linfático manual es una forma de masaje muy suave e indoloro para el paciente, que favorece el funcionamiento del sistema linfático.
Se debe dar sin cremas, ni aceites. Para su correcta aplicación es necesario que la mano del terapeuta se "adhiera" sin resbalar a la piel del paciente.

Resulta una técnica ideal para el tratamiento de:

  • Hinchazones y edemas localizados, sobre todo aquellos que se producen a consecuencia de bloqueos circulatorios periféricos o por fallo del sistema linfático sobre todo en las piernas, tobillos y pies.
  • Piernas pesadas y cansadas, en particular en aquellas mujeres embarazadas, que pasan mucho tiempo de pie o con antecedentes familiares.
  • Celulitis, en todos sus grados, siendo mucho más efectiva en los grados I y II.
  • Estrias.
  • Trastornos microcirculatorios, especialmente en muslos, piernas, etc.; como arañitas vasculares y pequeños derrames.
  • Resolución de hematomas, golpes, etc.
  • Aumento y regularización de las defensas, tanto de forma local como general.

1 comentario:

  1. MUCHA CONFUSIONES SOBRE, SI SE USA ACEITE O NO EN UN DRENAJE.

    ResponderEliminar

Entradas populares